La Junta Monetaria ha decidido mantener la tasa de interés de política monetaria (TPM) anual en 7,00%, alegando varias justificaciones. Los factores clave incluyen la trayectoria positiva de la inflación, que disminuyó significativamente a lo largo del año y se mantuvo dentro del rango meta. Esta reducción se atribuye a políticas monetarias y fiscales efectivas y a una disminución de las presiones de la demanda interna.

La estrategia del Banco Central prioriza la estabilidad, apoyada en una reducción acumulada de la TPM y un programa de liquidez que facilite préstamos a tasas favorables para los sectores productivos y los hogares, contribuyendo a la recuperación económica. Las perspectivas proyectadas indican que la inflación se mantendrá dentro del rango objetivo en 2024, lo que permitirá una política monetaria activa y una normalización gradual, respaldando un crecimiento económico potencial del 5% en 2024.

Las condiciones económicas internacionales también influyen en las decisiones del Banco Central, y una reducción de la inflación a nivel mundial provocó medidas similares en la República Dominicana. El contexto macroeconómico muestra signos de recuperación, con un crecimiento interanual del 4,2% en noviembre, que se espera alcance el 5% en 2024. Las condiciones financieras favorables, la expansión del crédito y las sólidas reservas internacionales garantizan la estabilidad.

El informe detalla el desempeño de sectores clave que contribuyen al crecimiento económico. La reducción acumulada de 150 puntos básicos de la TPM desde mayo apunta a canalizar fondos hacia sectores productivos y hogares, impulsando la reactivación económica. El enfoque de la inflación, con un descenso significativo de la inflación interanual y subyacente, refleja medidas efectivas. Las acciones del Banco Central se alinean con las tendencias internacionales, respondiendo colectivamente a la dinámica económica global.