Rodrigo Valdés, Director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, abordó el urgente desafío que enfrenta América Latina de estabilizar sus niveles de deuda durante su discurso en el Foro Económico Internacional de las Américas en Buenos Aires.

Señaló que la deuda de la región ya estaba aumentando antes de la pandemia de COVID-19 y destacó la complejidad de estabilizarla en medio de intrincados procesos políticos. Valdés elogió las políticas fiscales responsables de la región durante la pandemia, pero enfatizó la necesidad de estabilizar los niveles de deuda, especialmente considerando las actuales tasas de interés globales más altas.

También destacó la lucha de la región con proyecciones de crecimiento a largo plazo por debajo del potencial, con excepciones como Brasil y México que enfrentan desaceleraciones inesperadas. Valdés mencionó la caída de las tasas de inflación en toda la región y reconoció un entorno económico global menos favorable debido a la desaceleración de la actividad comercial.

Concluyó señalando que la economía mundial está experimentando un «aterrizaje suave», con una inflación acercándose a los niveles anteriores a la pandemia.