La Superintendencia de Bancos informa que a diciembre de 2023, la cartera en moneda extranjera ha aumentado a US$ 7.112 millones, US$ 761 millones más respecto a diciembre de 2022. A pesar del crecimiento, la participación relativa de la exposición en moneda extranjera ha disminuido levemente debido a una mayor crecimiento de la cartera en moneda nacional y una tendencia alcista del tipo de cambio.

El aumento de la cartera en moneda extranjera se atribuye principalmente a deudores que no generan divisas, pero el riesgo en este segmento se mantiene controlado. El sector eléctrico y los deudores importadores no generadores han mantenido una participación estable en la cartera de divisas, con indicadores como tasa de morosidad y cobertura de provisiones que muestran una gestión efectiva por parte de las entidades financieras.

Cabe destacar que el crecimiento interanual de la cartera en moneda extranjera indica una tendencia positiva, con un aumento de 8,1% neto de inflación, impulsado principalmente por un crecimiento significativo de la cartera comercial.

La distribución de la cartera en moneda extranjera destaca una concentración del crecimiento en deudores que no generan divisas, aunque el riesgo se mantiene controlado con niveles adecuados de morosidad y cobertura. Además, los depósitos en moneda extranjera han aumentado un 8,3% interanual, lo que indica una mayor demanda de financiación en moneda extranjera.

Los aspectos positivos en cuanto a la calidad de la cartera incluyen un índice de morosidad por debajo del total de la cartera y mantener una tendencia a la baja.