El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró con una caída del 0,7% a 72,19 dólares por barril en Nueva York, influido por un notable aumento de las reservas de gasolina y combustibles destilados en Estados Unidos.

Los inventarios de gasolina aumentaron en 10,9 millones de barriles por día a 237 millones, y las existencias de combustibles destilados, principalmente diésel, aumentaron en 10,1 millones de barriles a 125,9 millones, según la Administración de Información Energética de Estados Unidos. A pesar de una disminución de las reservas comerciales de petróleo crudo de 5,5 millones de barriles, hasta llegar a 431,1 millones, el aumento de los inventarios de gasolina y destilados fue mayor, ejerciendo presión sobre los precios del petróleo.

Se sugiere que la caída de los inventarios de crudo está relacionada con las interrupciones en el transporte marítimo en el Mar Rojo, lo que desvía a los compradores hacia Estados Unidos.

Además, la producción de oro negro de Estados Unidos disminuyó a 13,2 millones de barriles por día desde el récord de 13,3 millones de barriles de la semana anterior. Los futuros de gas natural para febrero subieron 0,1 dólares, cerrando en 2,82 dólares, mientras que los futuros de gasolina para el mismo mes bajaron 0,05 dólares, cerrando en 2,11 dólares.