Entre 2010 y 2023, la participación de varios bancos e intermediarios financieros en el pago de remesas en la República Dominicana se multiplicó por seis. Este crecimiento se atribuye a que el sector está mejorando gradualmente las facilidades para que los dominicanos en el exterior envíen fondos a sus familias.

Según datos de la Asociación de Bancos Múltiples de la República Dominicana (ABA), en 2010 los intermediarios financieros manejaron el 3,9% de las remesas y el resto lo administraron las empresas remesadoras. Para 2023, los intermediarios financieros representaron el 23,1% ($2.346 millones), mientras que las empresas de remesas manejaron el 76,9% ($7.811 millones).

Los bancos se han convertido en actores clave en las transacciones de remesas, ofreciendo soluciones innovadoras para transferencias rápidas, seguras y eficientes. En general, las remesas aumentaron un 175% durante este período, alcanzando un total de 10.157 millones de dólares en 2023.

La ABA enfatizó la importancia económica de las remesas, que contribuyen a la entrada de divisas, la estabilidad del tipo de cambio y la reducción de la pobreza al servir como ingresos vitales para los hogares.