República Dominicana se enfrenta a un nuevo desafío con el resurgimiento de la mosca del Mediterráneo, una plaga que anteriormente provocó la prohibición de exportar frutas a Estados Unidos entre 2015 y 2017. El Ministerio de Agricultura ha activado protocolos de emergencia tras detectar el insecto en el Corales de Punta Cana.

El ministro de Agricultura, Limber Cruz, expresó un fuerte compromiso con la erradicación de la plaga, enfatizando la voluntad de invertir esfuerzos tanto monetarios como técnicos. La prohibición anterior de las exportaciones tuvo un impacto económico significativo, estimado en alrededor de 40 millones de dólares, y puso en peligro más de 30.000 puestos de trabajo.

Los productos afectados incluyeron aguacate, pimiento, mamey, pomelo, uva, mandarina, mango, limón, naranja, tomate, papaya y nopal. La situación actual genera preocupación, pero las autoridades están tomando medidas para abordar el problema, incluida la liberación de moscas estériles y la implementación de trampas.

El presidente del Clúster del Mango, Rafael Léger, expresó confianza en la capacidad del país para manejar la situación e instó a las autoridades del sector agrícola a actuar rápidamente.

La eliminación de la mosca del Mediterráneo implica un proceso de varias fases, que incluyen preparación, supresión, erradicación, poserradicación y declaración de erradicación. Se ha activado el Programa Nacional de Vigilancia y Control de la Mosca de la Fruta y el Ministerio de Agricultura está trabajando activamente para contener el brote.