Un grupo de funcionarios de la oficina del Primer Ministro interino de los Países Bajos, Mark Rutte, lo acusó de suprimir información negativa y controlar las comunicaciones sobre la guerra entre Israel y Gaza para asegurar el apoyo estadounidense a su candidatura a secretario general de la OTAN.

La carta anónima, publicada por el periódico holandés NRC, también fue presentada ante el Tribunal de Apelaciones de La Haya para respaldar un caso contra el Estado holandés por suministrar repuestos para aviones de combate F-35 a Israel durante el conflicto.

Los funcionarios afirman que Rutte está intentando ocultar información políticamente sensible para proteger sus ambiciones profesionales, incluidas posibles violaciones israelíes del derecho internacional humanitario.

El Ministerio de Asuntos Exteriores holandés rechazó las acusaciones, calificándolas de maliciosas e infundadas.

Los funcionarios, temiendo repercusiones laborales, parafrasearon sus citas para mantener el anonimato. A pesar de una decisión judicial anterior que permitía el suministro de piezas del F-35 a Israel, las ONG holandesas están apelando, alegando la complicidad de los Países Bajos en la violación de las leyes de guerra en Gaza.