El texto que usted proporcionó destaca la reunión pacífica de alrededor de 80.000 fieles en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén el primer viernes del Ramadán. A pesar de las tensiones entre israelíes y palestinos, exacerbadas por el conflicto en la Franja de Gaza, el evento se desarrolló sin incidentes.

El Departamento de Dotaciones Islámicas en Jerusalén lamentó las restricciones que impidieron la asistencia de decenas de miles de fieles, en particular las impuestas a los palestinos en la Cisjordania ocupada por Israel.

El sitio, también conocido como el Monte del Templo en el judaísmo, tiene importancia tanto para musulmanes como para judíos. Las autoridades israelíes desplegaron amplias medidas de seguridad, con la presencia de más de 3.000 soldados, para garantizar la seguridad durante el evento. A pesar de las preocupaciones expresadas por el grupo islamista Hamás, los fieles, en su mayoría palestinos, pudieron acceder al lugar sin restricciones significativas, según aseguró el gobierno israelí.

El primer ministro Benjamín Netanyahu se comprometió a mantener niveles similares de acceso para los fieles durante el Ramadán, sin imponer restricciones a los árabes israelíes ni a los palestinos en Jerusalén.