Dos personas han sido detenidas por la Policía ecuatoriana en relación con el asesinato del fiscal César Suárez. Suárez había estado involucrado en el caso de un asalto a mano armada a un canal de televisión e investigaba casos relacionados con narcotráfico, terrorismo y crimen organizado.

Los arrestos se realizaron luego de que las investigaciones identificaron a los presuntos participantes en el crimen. El asesinato ocurrió en Guayaquil y a los sospechosos se les encontró en posesión de un rifle, dos pistolas, alimentadores y dos vehículos.

El asesinato tuvo lugar durante un estado de emergencia declarado por el gobierno en respuesta a la escalada de violencia atribuida a bandas criminales. El gobierno condenó el asesinato del fiscal, reafirmando su compromiso con la lucha contra el crimen organizado transnacional.

El Fiscal General del Estado expresó su pesar por la muerte de Suárez y enfatizó la determinación de continuar combatiendo el crimen organizado a pesar de actos tan violentos.

El fiscal pidió mayores medidas de seguridad para quienes desempeñan sus funciones y sugirió el desarrollo electrónico de audiencias judiciales para las unidades anticrimen.