En Madrid, el gobierno español reveló que un total de 14.035 inmigrantes entraron a España de forma irregular por mar o tierra en los dos primeros meses del año, lo que supone un aumento significativo del 356,6% en comparación con las cifras de 2023.

El archipiélago canario experimentó el mayor aumento, con la llegada de 181 pateras y un total de 11.932 inmigrantes, frente a las 1.865 llegadas del año pasado. Menores incrementos se observaron en las llegadas a la Península Ibérica y Baleares por vía marítima, que totalizaron 1.552 inmigrantes en 104 pateras, lo que supone un incremento del 45% respecto al año anterior. Por el contrario, sólo un migrante llegó por mar a las ciudades españolas de Ceuta y Melilla, en la costa africana del Mediterráneo.