El Papa Francisco rechaza las afirmaciones de que tiene la intención de cambiar las reglas del cónclave para elegir a su sucesor, calificando tales informes de infundados y destinados a causar malestar en la Iglesia.

Esta afirmación se hace en su próxima autobiografía, «La vida: mi historia a través de la historia», en un avance de la agencia italiana Ansa. El Papa refuta los rumores difundidos por ciertos medios de comunicación católicos estadounidenses, en particular aquellos de afiliación conservadora, que sugieren cambios como la admisión de monjas y laicos para votar en las elecciones papales.

El Vaticano ya había denunciado afirmaciones similares en noviembre pasado. Informes de medios como «The Remnant» habían alegado que el cardenal Gianfranco Ghirlanda tenía la tarea de revisar las reglas del cónclave para permitir tales cambios, incluida la exclusión de los cardenales mayores de 80 años de las reuniones preelectorales.