La extracción de litio, un mineral crucial para la transición energética, presenta una amenaza significativa para los humedales andinos, particularmente en Argentina, el cuarto productor de litio del mundo. Ambientalistas y comunidades indígenas resaltan su preocupación por el impacto adverso de los proyectos de extracción de litio en estos frágiles ecosistemas.

Estos proyectos, ubicados dentro del mismo ecosistema que las salinas, carecen de evaluaciones integrales de su impacto colectivo en la cuenca.

El bombeo de salmuera a grandes piscinas al aire libre para la extracción de minerales, sin una supervisión adecuada, supone un riesgo para la integridad y las funciones de los humedales. Estos ecosistemas, vitales para regular el agua, la calidad del aire y la temperatura, ya están bajo presión debido al cambio climático y las altas temperaturas. Hay llamados a aumentar la producción de litio para satisfacer la creciente demanda mundial de producción de baterías, especialmente para vehículos eléctricos, pero los ambientalistas advierten que esto podría exacerbar la crisis ambiental.

Las comunidades indígenas, profundamente conectadas con estos humedales, expresan preocupación por el uso del agua y abogan por una mayor participación en los procesos de toma de decisiones relacionados con las actividades mineras. A pesar de las regulaciones internacionales y nacionales que garantizan los derechos indígenas y la protección ambiental, existen desafíos para garantizar consultas y participación significativas en la toma de decisiones. Además, existen disputas en curso sobre las reformas propuestas que, según los ambientalistas, pueden socavar la protección de los ecosistemas.