El Vaticano, a través de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ha reconocido la «posibilidad de bendecir» a parejas en «situaciones irregulares» o del mismo sexo.

El documento, titulado «Fiducia Supplicans: sobre el significado pastoral de las bendiciones», revela un cambio con respecto a la postura anterior de marzo de 2021, que afirmaba que la Iglesia católica no podía bendecir las uniones entre personas del mismo sexo.

La posición actual, alineada con las intenciones del Papa Francisco, permite la bendición sin equipararla al matrimonio ni alterar las enseñanzas tradicionales de la Iglesia.

El documento enfatiza el significado teológico de las bendiciones, rastreando su origen en el Antiguo Testamento y retratándolas como expresiones de inclusión, solidaridad y pacificación. La bendición de parejas del mismo sexo o «irregulares» puede ir acompañada de una «breve oración».