Desde hace casi 48 horas no hay información oficial sobre la condición de los agentes penitenciarios detenidos por la fuerza por bandas criminales en cinco cárceles.

Los disturbios comenzaron el 8 de enero, lo que llevó a una violencia continua en un país donde se ha declarado un conflicto armado interno, designando a miembros de bandas criminales como objetivos militares.

Desde el 9 de enero circularon en las redes sociales videos no verificados que muestran la ejecución de guardias penitenciarios. Se espera que el gobierno proporcione un informe oficial sobre la situación en las cárceles ubicadas en El Oro, Loja, Chimborazo, Cotopaxi y Azuay.

Hasta el momento la única información confirmada es la del gobernador del Azuay, Milton Benítez, quien afirmó que entre los detenidos se encuentran 49 guías penitenciarios y 12 miembros del personal de cocina.

El grupo de prensa del Servicio Penitenciario mencionó que la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas trabajan activamente para proteger al personal de seguridad y vigilancia penitenciaria detenido, quedando pendiente información oficial.