Hezbollah lanzó aproximadamente 50 cohetes desde el Líbano hacia el norte de Israel, apuntando a una base cerca de Safed. Afirmaron haber llevado a cabo 11 ataques, incluidos ataques con misiles antitanques, contra posiciones de las FDI cerca de la frontera.

Las FDI confirmaron un ataque a una de sus células de misiles antitanque e interceptaron un misil tierra-aire disparado contra un avión de la Fuerza Aérea israelí sobre el Líbano. Las FDI respondieron atacando el lanzador y un almacén de armas. Hezbollah informó de al menos 85 miembros muertos desde el 8 de octubre, incluidos cinco muertos en un ataque aéreo israelí en el sur del Líbano.

Además, Hamás detuvo a una persona sospechosa de espiar para Israel en el campo de refugiados de Rashidieh, al sur de Tiro, alegando que el sospechoso proporcionó información que condujo a un ataque aéreo israelí contra un funcionario de Hamás.