El ejército israelí informó de ataques contra dos bases militares de Hezbollah en el sur del Líbano después de que drones se infiltraran en territorio israelí. Hezbollah se atribuyó la responsabilidad de múltiples ataques contra Israel con artillería, misiles y drones. Israel tomó represalias atacando la infraestructura de Hezbolá tras el lanzamiento de cohetes.

El intenso fuego cruzado entre las dos partes se ha intensificado desde el 8 de octubre, provocando víctimas en ambos bandos. Ante los intentos fallidos de un alto el fuego, existen preocupaciones sobre una posible nueva guerra entre Israel y el Líbano.