Basándose en el texto proporcionado, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) emitió medidas cautelares contra Israel, instándolo a tomar medidas inmediatas y efectivas para prevenir el genocidio en Gaza y castigar cualquier incitación al exterminio de los palestinos en la región.

La CIJ no exigió un alto el fuego como lo solicitó Sudáfrica.

El Tribunal consideró plausible el riesgo de genocidio contra los palestinos en Gaza e instruyó a Israel a impedir los actos descritos en la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio. A Israel también se le encomendó la tarea de garantizar que su ejército no cometa actos prohibidos y de prevenir y castigar cualquier incitación pública a cometer genocidio en Gaza.