La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) enfatiza la necesidad de otorgar protección a los refugiados haitianos y abstenerse de devolverlos a su país, plagado de violencia de pandillas, particularmente en Puerto Príncipe.

En respuesta al deterioro de la situación y a las preocupaciones sobre un posible éxodo masivo, ACNUR ha actualizado directivas para salvaguardar a los haitianos vulnerables. ACNUR subraya las graves amenazas que enfrentan los haitianos debido a la escalada de violencia de las pandillas y los abusos contra los derechos humanos.

Insta a los gobiernos de todo el mundo a garantizar que los haitianos reciban protección internacional como refugiados y enfatiza no devolver por la fuerza a personas a Haití, incluso a aquellos a quienes anteriormente se les negó el asilo.

Varios grupos, incluidos activistas políticos, periodistas y profesionales del derecho que luchan contra la corrupción y el crimen, podrían calificar para recibir protección en virtud de convenciones internacionales.

El ACNUR también destaca la Declaración de Cartagena, que extiende la protección a las personas afectadas por la violencia generalizada causada por las actividades de las pandillas. Además, ACNUR advierte sobre los peligrosos viajes que emprenden los haitianos, incluidos peligrosos viajes por mar, en medio del empeoramiento de las condiciones.