Los dominicanos que residen en la ciudad de Nueva York están considerando regresar a la República Dominicana debido a la creciente crisis financiera que se espera afecte a la ciudad a partir de enero.

La decisión se produce después de los intentos fallidos del alcalde Eric Adams de asegurar ayuda federal para la reciente afluencia de inmigrantes que enfrentan una crisis humanitaria en la ciudad. El alto costo de vida, particularmente el alquiler y los servicios básicos, ha llevado a cientos de personas a regresar voluntariamente a la República Dominicana.

El alquiler de una habitación oscila entre $200 y $250 por semana, mientras que una comida regular cuesta alrededor de $700 pesos. El consulado dominicano recibió 185 solicitudes de cartas de viaje en noviembre, y aproximadamente 1,200 personas han regresado este año a República Dominicana con este documento, con un costo de $100. Desde mayo de 2022, 139.600 personas han llegado a la ciudad, de las cuales 65.500 viven en refugios de emergencia superpoblados.

El alcalde Adams anticipa un déficit de $7 mil millones a partir del próximo mes, lo que provocará un recorte presupuestario del 5% para las agencias municipales. El déficit proyectado para 2025 de $11,447 millones afectará varios servicios, incluida la presencia policial, los servicios de salud y bomberos, las iniciativas de salud mental, los servicios sociales, las escuelas públicas y los programas culturales.