En medio de la agitación social y política sin precedentes que azota a Haití, 59 niños huérfanos con discapacidades, junto con sus 13 cuidadores haitianos, han descubierto un rayo de esperanza en Jamaica. Se les ha dado la oportunidad de reconstruir sus vidas, encontrar la alegría y jugar una vez más.

Las condiciones en su orfanato en Haití se habían vuelto extremadamente espantosas. La violencia rampante de las pandillas armadas en el país complicó las cosas, requiriendo negociaciones prolongadas y con riesgo de fracaso potencial, para asegurar su reubicación en la recién construida Ephesus Village Jacob’s Ladder en el distrito norte de Saint Ann, Jamaica.