El presidente venezolano, Nicolás Maduro, acusó a la oposición de planear «ataques terroristas» antes de las próximas elecciones presidenciales, previstas para la segunda mitad del año.

Maduro hizo estas acusaciones durante un evento de trabajadores en el estado Bolívar, donde recibió apoyo para su potencial reelección. Aunque no culpó directamente, afirmó que la oposición se está preparando para «intentos de golpe», protestas violentas y una campaña contra la electricidad y los servicios públicos.

En respuesta a las amenazas percibidas, Maduro ha activado el plan «Furia Bolivariana», llamando a civiles, soldados y policías a contrarrestar cualquier posible actividad terrorista y defender el derecho a la paz. También ha instado a una mayor vigilancia contra agresiones internas o externas.