En el Día Internacional de la Mujer, ciudadanos de todo el mundo se unieron para abogar por la igualdad de género, denunciar la violencia sexista y exigir justicia.

En España, a pesar de las divisiones internas dentro del movimiento feminista, se llevaron a cabo manifestaciones masivas en todo el país, centradas en el apoyo a las mujeres palestinas y la condena de los bombardeos israelíes en Gaza. En Bélgica, miles de personas se reunieron en Bruselas para pedir medidas más estrictas contra la desigualdad de género y combatir la violencia sexista.

En México, se mantuvo la vigilancia en Ciudad Juárez, conocida por los feminicidios, mientras que en El Salvador y Honduras, las mujeres protestaron contra los retrocesos en la igualdad de género y exigieron la liberación de detenidos inocentes. En Puerto Rico, las mujeres pidieron el fin de la violencia sexista.

Mientras tanto, en Haití, donde la situación es grave debido a la inestabilidad social y política, la ONU expresó preocupación por el empeoramiento de las condiciones de las mujeres y las niñas debido a la violencia de las pandillas. En Venezuela, los ciudadanos se movilizaron en Caracas para exigir mejores salarios y condiciones laborales, destacando la necesidad de abordar la desigualdad.