El líder de la oposición rusa Alexei Navalny fue enterrado en el cementerio Borisovo de Moscú después de una ceremonia fúnebre en una iglesia en el sureste de la ciudad. El ataúd, acompañado de la canción «My Way» de Frank Sinatra, fue llevado al cementerio donde miles de sus seguidores se reunieron con flores para presentar sus respetos.

Los partidarios de Navalny corearon consignas como «Rusia será libre» y «Rusia sin Putin» de camino al cementerio. La madre de Navalny había criticado previamente a las autoridades por retrasar la entrega del cuerpo de su hijo después de su muerte en una prisión del Ártico en circunstancias poco claras hace dos semanas.