El presidente ecuatoriano, Daniel Noboa, visitó las instalaciones en Guayaquil de TC Televisión, canal atacado por un grupo armado durante una transmisión en vivo.

El asalto, parte de una jornada de terror atribuida al crimen organizado, incluyó explosiones, secuestro y asesinato de agentes de policía y disturbios carcelarios. Noboa, quien declaró un «conflicto armado interno», clasificó a las mafias del crimen organizado como grupos terroristas. Durante su visita observó agujeros de bala y habló con el personal de la emisora.

El ataque terminó sin víctimas mortales tras una tensa negociación, que se saldó con la detención de trece personas, entre ellas un ciudadano venezolano y dos menores de edad. El secretario de Comunicación elogió el «operativo heroico y profesional» de la policía.

Ecuador enfrenta una creciente ola de violencia, con 45 homicidios dolosos por cada 100.000 habitantes en 2023, lo que lo convertirá en uno de los países más violentos a nivel mundial.