El expresidente haitiano Jocelerme Privert ha defendido su reputación ante las acusaciones de corrupción, desmarcándose de los delitos que le imputa el juez Al Duniel Dimanche, que emitió una orden de arresto contra él y otros 35 exfuncionarios.

Privert niega cualquier mención de su nombre en informes de agencias estatales que supervisan las investigaciones sobre el gasto público, la corrupción y el lavado de dinero. Considera que la orden es un intento de manchar su imagen y afirma que el juez carece de competencia sobre actos presidenciales.

Privert, que anteriormente enfrentó prisión entre 2004 y 2006, promete no soportar más injusticias y persecución política. Las órdenes de arresto implican a funcionarios, incluidos los ex presidentes Michel Martelly y Jocelerme Privert, en actos de corrupción, complicidad y tráfico de influencias relacionados con malversación de fondos públicos y violaciones constitucionales.