Un tribunal ruso decidió mantener encarcelado al periodista del Wall Street Journal, Evan Gershkovich, acusado de espionaje, hasta finales de junio. Gershkovich, un ciudadano estadounidense de 32 años, fue detenido en Ekaterimburgo en marzo de 2023 durante un viaje de trabajo y ha estado detenido durante casi un año. Tanto Gershkovich como su empleador negaron las acusaciones y el gobierno de Estados Unidos condenó su detención como injusta.

El arresto ha generado preocupación entre los periodistas en Rusia, donde las autoridades no han proporcionado pruebas claras que respalden las acusaciones de espionaje. Gershkovich se encuentra recluido en la prisión Lefortovo de Moscú, conocida por sus duras condiciones. A la audiencia asistió la embajadora de Estados Unidos en Rusia, Lynne Tracy, y enfatizó que las acusaciones contra Gershkovich son infundadas.

Los analistas sugieren que Moscú podría estar utilizando a los estadounidenses detenidos como moneda de cambio en medio de las crecientes tensiones con Estados Unidos por el conflicto en Ucrania. Gershkovich es el primer reportero estadounidense acusado de espionaje en Rusia desde 1986, cuando el corresponsal estadounidense Nicholas Daniloff fue detenido por la KGB. Daniloff fue liberado sin cargos en un intercambio de prisioneros poco después de su detención.