En las últimas 24 horas, las fuerzas rusas informaron de haber derribado 69 drones en territorios ucranianos ocupados, específicamente en Kherson, Zaporizhia, Donetsk y Lugansk.

El Ministerio de Defensa ruso también declaró que repelieron quince ataques enemigos en varios sectores del frente en Ucrania, con seis ataques rechazados en Kupiansk, cerca de Kharkiv.

Los analistas ucranianos y occidentales sugieren que Rusia se está preparando para una nueva ofensiva en esta región nororiental.

El Ministerio de Defensa informó de la pérdida de hasta 160 soldados ucranianos y tres tanques, incluidos dos modelos Leopard 2, en el frente de Járkov. Además, hubo 530 bajas ucranianas en las regiones de Donetsk y Lugansk, según el ejército ruso.