El Ministerio de Salud de Gaza del Gobierno de Hamás informó que después de casi seis meses de la ofensiva israelí, el número total de muertos en la Franja de Gaza alcanzó 32.490, con 74.889 heridos. Sólo en las últimas 24 horas, los ataques israelíes causaron al menos 76 muertos y más de 100 heridos, de los cuales más del 70% eran mujeres y niños. Además, se estima que unos 7.000 cadáveres permanecen bajo los escombros debido a los bombardeos.

La agencia palestina Wafa informó sobre ataques en curso, incluidas muertes y heridos entre civiles que intentaban obtener ayuda humanitaria. Hamás pidió la suspensión del envío de ayuda tras las víctimas causadas durante los intentos de recogida. Los ataques aéreos israelíes tuvieron como objetivo zonas residenciales, lo que provocó víctimas civiles.

El hospital Al Amal en Khan Younis quedó inutilizable debido al bombardeo israelí, y se informó de víctimas. Las tropas israelíes mantuvieron un asedio alrededor del hospital Shifa en la ciudad de Gaza, afirmando haber atacado a militantes y evitando dañar a civiles e instalaciones médicas.