Al menos 29 personas fueron arrestadas en una operación coordinada en España y Ecuador dirigida a la mafia albanesa por su presunta participación en actividades de tráfico de drogas y lavado de dinero por valor de al menos 30 millones de dólares, según la Policía Nacional de Ecuador.

La operación, denominada ‘Pampa’, resultó en la aprehensión de 18 personas en Ecuador y 11 en España, de distintas nacionalidades, entre ellas ecuatorianas, españolas, argentinas, colombianas y chinas.

Las autoridades incautaron 22 vehículos, 8 armas, 27 teléfonos celulares, 10 dispositivos electrónicos y una cantidad no revelada de efectivo durante registros en 42 propiedades en Ecuador y España. Esta operación fue consecuencia de una investigación de dos años y medio y está vinculada a la incautación de 2,3 toneladas de cocaína en Ecuador y varios países europeos.

El líder de la organización es identificado como el albanés Dritan Gjika, asociado al empresario ecuatoriano Rubén Chérres, asesinado el año pasado tras estar implicado en actividades de narcotráfico y lavado de dinero. Chérres también estuvo involucrado en un escándalo de corrupción en empresas públicas, vinculado al entonces presidente Guillermo Lasso, que derivó en un juicio político.

El líder albanés coordinaba los pedidos de drogas de laboratorios colombianos y supervisaba el transporte de drogas a las zonas fronterizas con Ecuador, donde eran ocultas en cargamentos de plátanos con destino a varios países. La organización supuestamente tuvo acceso a información privilegiada sobre documentos de comercio marítimo, facilitando la contaminación de múltiples contenedores semanales.