La cirugía plástica, una “marca país” afectada por el intrusismo

Dentro de todas las especialidades médicas, la cirugía plástica, desde finales de los 60, ha ido escalando y brillando en el país, a tal punto de posicionarnos como un referente en el turismo de salud. Sin embargo, al igual que otras profesiones, está contaminada por el intrusismo, asegura el cirujano plástico Fernando de la Cruz.

La cirugía plástica ha alcanzado el rango privilegiado de marca país dentro del nuevo concepto de turismo de salud. “República Dominicana es un lucero de atracción internacional, ya que es escogida por personas de ambos sexos, que viven en el exterior para recibir servicios vanguardistas de alto nivel en cirugía plástica”, destaca el cirujano, pasado presidente de la Sociedad Dominicana de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética Inc (Sodocipre), quien también denuncia y lamenta ante elCaribe que la especialidad esté siendo contaminada cada día por oportunistas del intrusismo.

“Esto sucede, no tan sólo a nivel profesional de la especialidad misma, sino también desde el primer escalón que involucra a los servicios de estética en salones de belleza y spa”, expone el especialista en cirugía plástica.

Según de la Cruz, el Ministerio de Salud Pública está obligado a llevar a cabo una campaña masiva y emitir una resolución que prohíba realizar en estos lugares procedimientos estéticos sin licencia. “Para que los deformadores de un excelente servicio profesional de salud no distorsionen la excelente imagen de la especialidad y de nuestro país, hay que accionar”, sugiere el especialista.

Advierte que detrás de esta práctica va en crecimiento una epidemia silente que viene lesionando a millones de personas en el mundo y les causa la llamada enfermedad “Alógenosis latrogénica”. Esto sucede cuando les inyectan sustancias dañinas ( biopolímeros , silicona líquida, aceite, entre otras) al organismo que producirán lesiones mutilantes de por vida, explica de la Cruz.

“Los falsos especialistas de la cirugía plástica se han convertido en un dardo dañino para la población dominicana, para la especialidad y, con esto, en el turismo de salud”, pone en alerta el galeno.

La cirugía plástica de la mano con el turismo

El especialista pone como ejemplo que el país recibe múltiples beneficios colaterales en diversos servicios que mejoran la economía individual y colectiva de la población y, con esto, el bienestar del progreso de República Dominicana.

“Se benefician líneas aéreas, taxistas, estancias (hoteles, renta de apartamentos y centro de recuperación especializados), también propiciadores de alimentos (restaurantes y supermercados), clínicas, etc”, comparte.

El cirujano plástico Fernando de la Cruz.

¿Qué se está haciendo para garantizar la calidad de los procedimientos?

El Estado, el Ministerio de Salud Pública y la Sociedad Dominicana de Cirujanos Plásticos (Sodocipre), vienen realizando trabajos de refinamiento de protocolos para mejorar y garantizar la calidad de los procedimientos y de los centros médicos generales y especializados en este sector de la salud, afirma el doctor.
“Actualmente, se está accionando en la creación de resoluciones y leyes que protejan esta nueva modalidad de industria de salud llamada “Turismo de Salud”, pero es el Estado por medio a su Ministerio de Salud que tiene el reto de ser cada día más vigilante en cuidar y garantizar un óptimo servicio médico de la cirugía plástica”, puntualiza el cirujano plástico.

 RD relacionada a eventos científicos y quirúrgicos

El doctor Fernando de la Cruz señaló que el país es un referente para las instituciones internacionales científicas, sobre todo, de la Federación Ibero-Latinoamericana de Cirujanos Plásticos, para realizar eventos y mostrar los avances más importantes en materia quirúrgica y tecnológica de la cirugía plástica. “Los cirujanos plásticos dominicanos realizan servicios individuales, desde hace 40 años, con una visión empresarial de gran nivel y de cumplimiento de todas las normas de calidad sanitaria”, dice de la Cruz.

Fuente Elcaribe