Las variaciones del combustibles dificulta al Gobierno

El jueves de la semana que viene se cumplirán los cuatro meses que el Gobierno dominicano se comprometió a subsidiar en el capítulo combustible, y las condiciones que dieron origen a ese compromiso están latentes. No se han disipado.

Rusia y Ucrania siguen en guerra, el precio del barril de petróleo permanece alto y las personas que reclamaban porque los combustibles en la República Dominicana cuestan mucho, siguen viviendo en el país. Y muy atentos.

Significa que si el Gobierno esperaba que algunas “cosas” cedieran o mejoraran, para dejar sin efecto el subsidio, la mala noticia es que ese alivio no ha llegado. Y no se vislumbra una cercanía en el camino. El jueves de la semana pasada el barril de petróleo de Texas –el de referencia para el caso local- finalizó la jornada a 104.27 dólares, el viernes siguiente a subió a 107.62, el lunes 27 cerró a 109.57, el martes a 111.76 y el miércoles a 116.12 dólares.

El 7 de marzo de este año el presidente Luis Abinader asumió el compromiso de subsidiar los combustibles, siempre que el petróleo estuviera en la franja comprendida entre los 85 y 115 dólares el barril.

En el período de los últimos cinco días descritos, el precio fluctuó precisamente entre ese rango de dólares y el comportamiento dejó evidenciada la corriente ascendente, aunque ayer cayó 3.6 %.
No hay señales que indiquen que en siete días la amenaza por los costos vaya a desaparecer. ¿Qué hará el Gobierno; colocará los precios que está dictando el comportamiento del mercado internacional; volverá a asumir aquello de que “si sube-sube”, o mantendrá el subsidio?

Probablemente, las respuestas sean varias y distintas, en función del lugar de procedencia de las mismas. Si se mira por el lado político, los afines al partido que ostenta el poder (incluidos los que tienen cargos) podrían ver el riesgo de afectar las aspiraciones del gobierno, de reelegirse en las elecciones de 2024, si los precios de los carburantes se alteran tanto que golpean demasiado a los consumidores (entre ellos hay votantes).

En ese caso, la fórmula sería mantener la subvención, a riesgo de endeudar esta media isla mucho más.
Algunos economistas sugerirían (lo han hecho) que se vaya a la realidad del tema y los precios se sinceren, y, posiblemente, la oposición acusaría a la actual gestión de indolente frente a los pobres, si eleva los precios al nivel que deberían estar, según los cálculos de las propias autoridades del Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes.

Ese ministerio dijo el pasado viernes que gracias subsidio extraordinario de RD$1,631 millones para la semana del 25 de junio al primero de julio, frenó alzas en el gas licuado de petróleo (GLP) de más de 5 pesos por galón; de la gasolina premium por más de 80 pesos, de la regular por 90 pesos, del gasoil regular de más de 125 pesos y del gasoil óptimo de casi 125 pesos por galón.

A nivel local, los precios vigentes de los combustibles son estos: La gasolina premium cuesta 293.60 pesos por galón y la gasolina regular 274.50 pesos por galón. El gasoil regular se comercializa a 221.60 por galón, el gasoil óptimo a 241.10 pesos por galón, el avtur a 298.91 y el kerosene a 338.10 pesos por galón.

El fuel oíl #6 está a 192.11 pesos y el fuel oíl 1 %S a 211.77. El precio del gas licuado de petróleo se mantiene en 147.60 pesos por galón y el gas natural cuesta 28.97 pesos por metro cúbico.

El Gobierno ha estado subsidiando un monto mucho mayor del que anunció que subsidiaría por cuatro meses a partir del 7 de marzo pasado -para evitar que las subidas bruscas de los combustibles afecten al consumidor.

Aquí se propone, pero el crudo obliga a variación

Cuando el Gobierno anunció la medida en marzo, que estuvo acompañada de otras disposiciones, informó que asumiría un sacrificio fiscal mínimo de por lo menos entre 600 y 1,000 millones de pesos semanales, que serían entre 2,400 y 4,000 millones de pesos mensuales, y entre 9,600 y 16,000 millones de pesos durante los cuatro meses de aplicación del subsidio. El petróleo no le ha permitido limitarse hasta ahí, porque antes que estuvieran cerca los cuatro meses, ha llegado a sobrepasar esos montos, empujado por la cotización del llamado “oro negro” (el crudo).

Ayer, el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) bajó 3.6 % y cerró en 105.76 dólares, después de que la alianza de países productores OPEP+ anunciara que mantiene su plan de añadir en agosto 648,000 barriles diarios de crudo al conjunto de su oferta petrolera.

Al finalizar las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York, los contratos de futuros del WTI para entrega en agosto perdieron 4.02 dólares con respecto al cierre anterior. En el cómputo mensual de junio, el WTI ha perdido más del 10 % de su valor, pero teniendo en cuenta la evolución de los precios en el primer semestre del año, este se ha encarecido un 49 %.

Fuente Elcaribe