El Tribunal de Apelaciones del Vaticano anuló una absolución inicial y condenó al padre Gabriele Martinelli a 2 años y 6 meses por abuso sexual, marcando la primera condena por tales delitos en territorio del Vaticano.

La abogada de la víctima, Laura Sgrò, elogió la decisión como histórica y que reconoce años de sufrimiento. Martinelli, de 30 años, fue declarado culpable de corromper a menores mediante una serie de abusos en el preseminario San Pío.

El caso inicialmente resultó en absoluciones en octubre de 2021, alegando prescripción y falta de pruebas. Las investigaciones comenzaron en 2017 tras las revelaciones del libro «Peccato originale» del periodista Gianluigi Nuzzi.

Los testimonios destacaron un ambiente insalubre en el pre-seminario, con acusaciones de conducta inapropiada por parte de Martinelli que se remontan a 2006-2012.

La diócesis de Como había llevado a cabo su propia investigación y reconoció una indemnización para la víctima, pero el aislamiento del sacerdote en los monasterios no se cumplió plenamente.