Todo el territorio nacional se encuentra bajo alerta amarilla y verde por el potencial impacto de la tormenta Franklin en su aproximación a la isla Hispaniola. Esta tormenta tiene el potencial de provocar inundaciones significativas debido a la gran cantidad de lluvia que podría traer.

Gloria Ceballos, directora de la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet), ha emitido una advertencia a la población, ya que en ciertas zonas se pueden registrar hasta 300 milímetros de lluvia, superando la cantidad que cayó en el Distrito Nacional el 4 de noviembre de 2022.

Se proyecta que la tormenta, que actualmente se mueve a una velocidad de aproximadamente 22 kilómetros por hora hacia el oeste-noroeste, haga un giro hacia el norte, cruzando la isla Hispaniola de sur a norte, entre Haití y República Dominicana. Como resultado de este pronóstico, el Centro de Operaciones de Emergencia ha colocado en alerta amarilla a 15 provincias de la costa sur y el Distrito Nacional.

Juan Manuel Méndez, director del Centro de Operaciones de Emergencia (COE), identificó la posibilidad de elevar el nivel de alerta a rojo para el Distrito Nacional y varias provincias, entre ellas Santo Domingo, San Cristóbal, Peravia, Barahona, San Juan, Independencia, Elías Piña, San Pedro de Macorís, San José de Ocoa, Monte Plata, Pedernales, Azua, Bahoruco y La Altagracia.

Gloria Ceballos enfatizó que independientemente de dónde toque tierra el centro de la tormenta en La Española, la cubierta de nubes asociada traerá lluvias significativas en todo el territorio nacional, afectando particularmente la costa del Caribe. Si bien las dimensiones de la tormenta pueden variar según las diferentes regiones, los efectos se sentirán en todo el país.

Se prevé que el centro de la tormenta pase sobre el territorio nacional para la tarde de este martes. Los campos de nubes asociados con Franklin ya están trayendo algo de lluvia a la parte este del país. La precipitación acumulada pronosticada oscila entre 200 y 250 milímetros, con áreas aisladas que posiblemente experimenten hasta 300 milímetros. La importancia de estos montos fue destacada por el ingeniero, quien señaló las trágicas consecuencias de un evento similar de precipitaciones el 4 de noviembre de 2022, con víctimas mortales y daños a la infraestructura de la ciudad.

Ante la gravedad de la situación, el Director del COE ha declarado alerta máxima, instando a un seguimiento estricto de los partes meteorológicos de la Onamet e iniciando una sesión continua para vigilar el desarrollo de la tormenta. Se alienta al público a prestar atención a los pronósticos y prepararse para posibles inundaciones urbanas, particularmente en áreas de alto riesgo como el Gran Santo Domingo.