La esperada decisión judicial resultó en la condena de John Kelly Martínez a 20 años de prisión, sentencia seguida de cerca tanto por sus familiares como por la sociedad dominicana. Martínez cumplirá su condena en la cárcel de Anamuya, en Higüey, según determinó el tribunal.

Mientras que los abogados defensores de Martínez esperaban una sentencia más leve de cinco años, los abogados del demandante pidieron una sentencia de 20 años. A pesar de las esperanzas de una sentencia menor, Martínez expresó remordimiento durante la audiencia e incluso se disculpó con la familia de Esmeralda Richiez por sus acciones, reconociendo la gravedad de su error.