La Arquidiócesis de Santo Domingo refutó las acusaciones de que el obispo auxiliar Ramón Benito Ángeles Fernández está siendo investigado por el Vaticano por presunta agresión sexual a un menor.

La Iglesia afirmó que carece de pruebas de tal investigación, que fue reportada originalmente por un medio digital no eclesiástico en España. La Arquidiócesis defendió la reputación del obispo Benito, destacando sus encomiables contribuciones pastorales, sociales, educativas y éticas.

La Iglesia enfatizó que el obispo Benito fue nombrado después de someterse a investigaciones estándar, rechazando las acusaciones publicadas en un periódico español que alegaban abusos en 1994.

El periódico informó que la víctima se puso en contacto con un sacerdote de confianza, quien luego informó a la Nunciatura sobre las acusaciones contra el obispo Benito. Sin embargo, la Arquidiócesis de Santo Domingo negó estas acusaciones, incluida cualquier negociación de reconciliación entre el obispo Benito y la víctima. Además, las acusaciones que involucran a otro obispo, Príamo Tejeda, también fueron refutadas por la Arquidiócesis.