El presidente Luis Abinader ha dejado sin efecto los permisos otorgados por el gobierno anterior para el Aeropuerto Internacional de Bávaro (AIB), poniendo fin oficialmente al proyecto.

La anulación de los permisos, otorgados apenas 23 días después del cambio de liderazgo, se produce tras un fallo de la Corte Suprema de diciembre pasado, que consideró el proyecto perjudicial para los intereses nacionales y criticó el exceso del Poder Ejecutivo al otorgar los permisos sin un proceso de licitación competitivo. La decisión cita el rechazo unánime del Tribunal Supremo al recurso de AIB contra la designación del proyecto como lesivo al interés nacional por parte del Instituto de Aviación Civil (IDAC).

El Tribunal Superior Administrativo (TSA) y el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales también habían declarado nocivo el proyecto, lo que llevó a la suspensión de su construcción.

El abogado del Aeropuerto Internacional de Punta Cana y del Grupo Punta Cana saludó el decreto del presidente Abinader, al considerarlo un paso crucial para proteger los intereses nacionales y defender los estándares legales. La medida ha sido elogiada por fortalecer las instituciones y la seguridad jurídica.

La construcción del Aeropuerto Internacional de Bávaro había enfrentado oposición, con preocupaciones planteadas por la Unión de Profesionales de Controladores Aéreos Dominicanos (UPCAD) sobre posibles conflictos de tráfico aéreo y riesgos operacionales.