Una joven llamada Eugenia Bonilla falleció trágicamente poco después de dar a luz a su hijo en un centro de salud de Higüey, provincia La Altagracia. Era su cumpleaños, pero la alegría de recibir a su bebé se convirtió en tristeza al sufrir un paro respiratorio tras la cesárea.

Eugenia, originaria del sector El Peñón en Las Lagunas de Nisibón, vivía en Higüey con su esposo e hijos. Su inesperada muerte ha dejado a su familia y amigos devastados, especialmente porque deja atrás a cuatro hijos.

El deseo de Eugenia de tener a su bebé el día de su cumpleaños la llevó a someterse al procedimiento un día antes. Su funeral se lleva a cabo en el tanatorio Ávila de Las Lagunas de Nisibón.