Para elegir el nuevo presidente, se abre el proceso, BID

Washington. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunció ayer la apertura del proceso para nombrar a un nuevo presidente, dos días después de oficializar la destitución de Mauricio Claver-Carone por tener un affaire con una subordinada.

La oficina de la secretaría del BID notificó a los Gobernadores del Banco (ministros de economía o directivos de bancos centrales de los 48 países que integran la institución) la apertura de un proceso para proponer candidatos, que durará 45 días.

Para ser elegido, el candidato debe obtener una mayoría del poder de voto de los países miembros, que varía según la cantidad de acciones que posee cada país miembro del capital ordinario del BID. Estados Unidos, por ejemplo, tiene la mayor capacidad de voto, un 30 %, seguido de Argentina y Brasil con un 11.3 %, respectivamente, y México, con el 7,2 %. El aspirante ganador, que es elegido por un período de cinco años (y una reelección), debe contar también con el respaldo de al menos 15 de los 28 países regionales.

Hondureña al frente

Hasta entonces presidirá el BID de forma interina la hondureña Reina Irene Mejía Chacón, que ocupa el cargo desde el pasado lunes, cuando se oficializó la salida de Claver-Carone.

El estadounidense de origen cubano fue destituido tras perder la confianza de la Asamblea de Gobernadores del BID, a consecuencia de la relación amorosa que mantuvo con una subordinada.

En una entrevista con Efe, Claver-Carone calificó de “arbitraria” y “política” su destitución y de “difamación” las acusaciones ya que, en su opinión, no existe ninguna prueba de que mantuviera una relación sentimental con una de sus empleadas.

Claver-Carone fue elegido para encabezar el BID en septiembre de 2020 a propuesta del entonces presidente estadounidense, Donald Trump (2017-2021), una decisión que generó algo de polémica por tratarse del primer presidente no latinoamericano.

Se defiende

Claver-Carone calificó de “arbitraria” y “política” su destitución y aseguró que los motivos que se arguyeron para quitarlo del puesto constituyen un caso de difamación.

“Pueden echarme por ser de Estados Unidos, por ser cubano-estadounidense de Miami, por ser republicano o por lo que quieran. Pero no por esto, esto es una difamación”, se quejó el exdirectivo en conversación telefónica con Efe este martes, justo un día después de su destitución.

Claver-Carone rebate el informe “oficial”

Claver-Carone negó que el informe resultante de la investigación evidenciara la relación con la empleada. “El informe lo que dice es que no hay violación de las reglas”. Sobre la acusación de que el entonces director subió el salario a la empleada en cuestión, dijo que todos los miembros del equipo ejecutivo recibieron aumentos y que la mujer con quien se le acusa de haber tenido relación recibió uno que la puso al mismo nivel que su antecesor en el cargo.

Fuente Elcaribe