Especialistas en salud mental en Santo Domingo informan de un aumento en la demanda de consultas, atribuyéndolo a la «pluviofobia» o miedo a aguaceros intensos, tras las recientes tragedias atmosféricas.

Las inundaciones extremas de noviembre, que provocaron víctimas, provocaron ataques de pánico y aumentaron los temores, especialmente relacionados con los túneles y el caos en el transporte. La pluviofobia se describe como un miedo intenso e irracional a las fuertes lluvias y a los acontecimientos asociados con el clima extremo.

Los síntomas incluyen ansiedad, comportamiento de evitación y miedo desproporcionado. Las opciones de tratamiento incluyen terapia de exposición, terapias cognitivas y tareas psicoeducativas para abordar las razones subyacentes de la fobia. Los especialistas destacan la necesidad de intervenciones concretas de las autoridades para aliviar los temores y mejorar la infraestructura urbana.