«Tabú» Los problemas de salud masculinos

La “Encuesta Merck: Hombres, Cáncer y Tabúes”, impulsada por Merck con el apoyo de GAD3, señala que los problemas de salud en general son un tema “muy presente” en su día a día para el 24 % de los hombres españoles.

Si el 52 % opina que los problemas de salud masculinos son un tabú, está percepción es ligeramente mayor para hombres de entre 30 y 44 años.

Mónica Caballero, psico-oncóloga, explica a EFEsalud que este tabú puede deberse a “los roles adquiridos desde el punto de vista social”.

La virilidad, un tema complejo

Cuando se trata de conversar sobre miedos o temores acerca de su estado de salud, la mayoría de los hombres lo hacen ‘mucho o bastante’ con sus parejas (54 %), pero solo 2 de cada 10 con su entorno laboral.

En cuanto a las patologías, los datos revelan que se sienten menos cómodos para hablar sobre salud sexual, depresión e infertilidad, seguidas de cánceres como riñón, vejiga o próstata.

Los tratamientos de estos últimos tumores afectan a la esfera funcional y sexual, por lo que preocupa a los pacientes y en algunos casos, su percepción de la virilidad.

La psico-oncóloga señala que “la masculinidad se asocia a fortaleza, valentía o virilidad, y una operación de cáncer de próstata o vejiga puede generar impotencia”.

¿Cómo les afecta el cáncer a nivel emocional?

El 57 % de los españoles asegura tener mucha información sobre el cáncer y los avances científicos que se han producido en su abordaje, como la inmunoterapia, conocida por casi la mitad de la población.

Sin embargo, la encuesta refleja la necesidad de poner el foco en aquellos tumores con menos visibilidad como el cáncer de vejiga o de cabeza y cuello, del que 8 de cada 10 hombres admiten saber ‘poco o nada’, a pesar de que su prevalencia es superior en varones.

Los tipos de cáncer más conocidos son el de pulmón, próstata y colorrectal. Cuando se diagnostica, para el 49 % su principal preocupación son las secuelas físicas, mientras que para un 71 % de las mujeres es ‘superarla’.

No obstante, más de la mitad de los hombres españoles con cáncer ha acudido a un profesional de la salud mental durante la enfermedad. Un porcentaje que en los hombres menores de 44 años es del 53 % y del 47 por ciento en mujeres.

Por otro lado, 8 de cada 10 españoles informaría de su dolencia a su familia y amigos, más en el caso de los hombres que las mujeres que es un 81 %.

De los varones que no lo compartirían, el 57 % señala como principal razón ‘no querer preocupar a sus seres queridos’, a lo que le sigue un 28 % que solo ‘lo haría si el tratamiento funcionase’.

En el ámbito laboral, 3 de cada 4 hombres lo diría en sus compañías, pero de entre los que prefieren no hacerlo, el 48 % justifica que ‘se trata de un tema personal’ y temen perder su puesto de trabajo o no promocionar si lo cuentan.

Ellos se realizan menos controles preventivos

La encuesta refleja que los hombres se realizan menos pruebas diagnósticas para la detección temprana de enfermedades, un 43 por ciento, frente al 61 % de las mujeres.

De este porcentaje, un 63 % de los varones tienen menos de 30 años. A pesar de estos datos, 7 de cada 10 afirman preocuparse “mucho o bastante” por su salud.

En cuanto a las pruebas, las más destacadas son relativas a enfermedades cardiovasculares (52 %), las de cáncer colorrectal (43 %), y en tercer lugar, cáncer de vejiga (17 %).

La gestión emocional, clave en el abordaje de enfermedades

Desde Merck, Mónica Caballero considera que “existen áreas de mejoras a la hora de abordar las enfermedades” como en el cáncer, donde se deberían incorporar psicólogos para aprender a manejar la enfermedad a nivel emocional.

La psico-oncóloga recuerda que “existe una relación directa entre tabúes y gestión emocional y que la mejor manera de eliminarlos es hablando de ellos”.

Por último, el informe muestra que casi el 50 % espera para asistir al médico a que los síntomas sean persistentes en ambos sexos.

En el caso de los hombres, solo el 17 % de los hombres acude al médico en cuanto detecta algún síntoma.

En cuanto a la visita médica, la Encuesta Merck muestra que un 67 % acude en solitario y solo un 22 % lo hace acompañado de su pareja (situación más común en la franja de edad de 45 a 70 años).

Si le dan a elegir entre doctor y doctora, los más jóvenes son los que muestran más reparos: el 28 % de ellos prefiere que le atienda un doctor y hasta un 40 % de ellas optaría por doctora. Con la edad, les resulta más indiferente a ambos sexos.

fuente Elcaribe